viernes, 1 de junio de 2018

PRIMERA REVISIÓN GINECOLÓGICA TRAS EL PARTO

Cuando estaba embarazada leí y escuché muchas cosas sobre el post parto, un periodo que me preocupaba especialmente. Y si alguna conclusión saqué es que era importante una revisión ginecológica a los seis meses del parto, aproximadamente. Porque era importante saber que todo había quedado bien. 

Primera revisión ginecológica tras el parto

Así que cuando tuve a mi hijo y, a la semana, fui a mi médica de cabecera a presentarle a bebé, entregarle todos los papeles del parto y contarle como había ido todo, le pregunté por esa revisión. Me dijo que no se solía hacer, que no era un protocolo a seguir. Que ella me podría hacer una citología si yo quería, pasados unos meses, pero que no me podía derivar a la Ginecóloga por ese motivo. La verdad es que me quedé sorprendida. Muchas amigas sí habían tenido esa primera revisión. Claro que todas ellas iban por privados y no sé si eso tuvo algo que ver, imagino que sí. Mi médica se limitó a mandarme una analítica completa, cosa que agradezco porque parece ser que tampoco es demasiado habitual tras el parto.

Sin embargo yo seguía empeñada en que quería que me hiciesen una revisión y saber que todo iba bien, que mi útero estaba perfecto y lo demás también. Fui de las no afortunadas y la regla me bajó en el quinto mes tras el parto. A pesar de dar Lactancia Materna en Exclusiva hasta los seis meses. A pesar de seguir con ella después de dos años. Incluso en el tercer y cuarto mes tras el parto ya me hizo un amago de querer asomar. Por suerte mis reglas siguieron su curso normal, algún mes mejor que otro pero en su línea, y sin dolor.

Un año y pico después de haber tenido a mi hijo volví a comentárselo a mi médica. Salió el tema del SOP (Síndrome de Ovarios Poliquísticos) y accedió a derivarme a Ginecología alegando que las personas con SOP deberíamos tener una revisión continuada. ¡Menos mal!

Cuando llegó el día de mi primera revisión ginecológica habían pasado 17 meses desde el parto. Al llegar al hospital e ir a la zona de Ginecología vi que la habían cambiado. Ahora estaba junto a la zona de Puérperas. Habían modificado todo. Estaba Ginecología y Obstetricia en una zona apartada, también había otros servicios de control de embarazo y bebés. Incluso habían puesto un Lactario (luego descubrí que habían puesto varios por todo el hospital) Me gustó mucho ese cambio que habían hecho en todo ello porque daba más intimidad. Antes las zonas de Ginecología y Obstetricia estaban en otro espacio, con mucho más ruido y por donde las personas que iban a otras especialidades pasaban una y otra vez. Esta nueva zona, además de que todo el mobiliario y las instalaciones eran nuevas, también tenía una decoración acorde al lugar en el que nos encontrábamos. Consejos de cuidado del bebé, de inicio y mantenimiento de la LM... Me pareció un espacio muy cuidado.

Tras esperar un poquito llegó mi turno. Me atendió una enfermera muy amable que me invitó a pasar. Mi sorpresa fue enorme al ver a la ginecóloga con la que tenía la cita. ¡Era la misma ginecóloga-cirujana que me atendió en mi parto! Ella me reconoció y yo le di varios detalles del parto que hizo que me identificase mejor. Aproveché también la ocasión para darle las gracias por todo, lo cierto es que estoy muy contenta del trato recibido en mi parto.

Pasamos al tema de la revisión y le expliqué lo sucedido. Me dijo que no se suelen hacer revisiones tras el parto de manera habitual, como me había dicho mi médica. Procedió a hacerme una exploración y aprovechó para extraerme una muestra para hacerme una citología. Mientras me hacía la exploración me comentó que todo estaba en orden y que tenía el endometrio en 7 mm. Os podrá parecer una tontería pero aquello me hizo muy feliz. Durante mis Tratamientos de Reproducción Asistida siempre tuve que tomar medicación de ayuda para hacerlo crecer. Digamos que soy de endometrio "vago". Y ver que en un ciclo normal, de forma natural, mi cuerpo lo había hecho crecer hasta 7 mm era fabuloso. ¿Y por qué es genial ese tamaño? Pues porque 7 mm es el mínimo necesario que se considera indicado para que un embrión pueda anidar en él. Y además, aún me faltaban un par de semanas para la regla por tanto aún podía crecer un poquito más y ser más "perfecto" todavía. ¿No me digáis que no era una buena noticia?

Tras eso nos sentamos a comentar algunas cosas. Me dijo que todo lo que veía estaba en orden y me preguntó por la regularidad (o irregularidad) de mis reglas tras el parto y con anterioridad. Le comenté que me solía tener ciclos de 28-50 días, aunque solía ser bastante regular. Casi todos los ciclos rondan los 30 días aproximadamente aunque algún mes se cuele algún ciclo más largo. También le dije que, antes del parto, tuve varios episodios de estar 2-3 meses sin regla. Todos ellos coincidieron con periodos de estrés por exámenes de final de curso y asumí que era por eso. Y durante mi paso por Reproducción Asistida tuve también varios episodios de ese tipo. En esos casos resultó que eran por quistes (folículos que no se rompen y que impiden la ovulación)

Me comentó que el SOP en sí no requiere de unas revisiones más continuadas, simplemente las normales que pueda tener cualquier otra persona. Y más en mi caso que, aunque tenga algún ciclo más irregular, tengo unas reglas bastante más normales que las de un SOP "tradicional". Me explicó también que sería distinto si tuviera ausencia de reglas durante varios meses, como me había sucedido en alguna ocasión, pero de forma más continuada. Que en ese caso sí era necesario llevar un control. Así que nos despedimos, no sin antes avisarme de que sí me sucedía así, entonces sí tenía que volver. 

Días después supe que mi citología estaba bien y que no tenía nada de qué preocuparme. Lo cierto es que a mí esta visita me dejó mucho más relajada y tranquila. El embarazo y el parto no son procesos sencillos, se mueven muchas cosas por ahí dentro que pueden verse afectadas. Mi parto, además, fue algo difícil, y saber que todo estaba bien me hizo sentirme mejor conmigo misma. Además, el reencontrarme con esta médica me hizo una ilusión especial, fue como volver a recordar todo lo vivido. Y eso fue muy especial.


- - - - 

¿Para ti también era importante esta primera revisión ginecológica tras el parto? ¿Cuándo te la realizaste? ¿Fue en la SS o en un privado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Al dejar un comentario en este post das tu consentimiento para el almacenamiento y gestión de tus datos por parte de Andrea Sánchez, responsable de Las aventuras de bebé pingüino, cuya única finalidad es gestionar los comentarios que realizas en este blog. Los datos que facilitas estarán ubicados en los servidores de Blogger (operador de web) y no serán utilizados para ningún tipo de uso comercial ni publicitario. Podrás ejercer tu derecho a modificar o eliminar tus datos enviando un email a: lasaventurasdebebepinguino@gmail.com

No olvides leer la Política de Privacidad, Aviso Legal y Política de Cookies de este sitio web para consultar todo lo relativo a Protección de Datos e información adicional (lo puedes encontrar en la parte inferior del blog)

¡Anímate a comentar! Me hará mucha ilusión leerte.