lunes, 11 de enero de 2016

SANGRADOS DURANTE EL PRIMER TRIMESTRE

Después de casi 3 años desde que tuve mi primera cita para conseguir quedarme embarazada, como os conté aquí, por fin lo había logrado. Durante todos esos largos y duros meses soñaba con que llegase este momento. Un momento que yo, creía, sería de paz y tranquilidad por haberlo conseguido. Pero nada más lejos de la realidad. Mi primer trimestre fue un sinvivir. Miedos, dudas, preocupaciones... No pude evitarlo. Quería llevarlo lo mejor posible, pero no pude. Y la razón era muy sencilla: sangrados.

Cinco días después del positivo y la beta, un domingo, fui a pasar el día con unas amigas. A la noche, cuando volví y fui al baño me encontré algo que nunca habría querido ver. Una mancha bien grande. Por suerte, no era roja. Era una mancha marrón, de un color café oscuro que nunca jamás había visto. Me asusté pero intenté mantener la calma porque sabía perfectamente que manchar marrón no era preocupante, debía ser sangre seca, quizás de la implantación, pensé.

No manché apenas más, fueron sólo un par de manchas al ir al baño. Al día siguiente, lunes, todo estaba perfecto. Así que me tranquilicé. Sin embargo esa noche, otra vez al hacer pipí y limpiarme, me pareció ver una pequeña mancha rosa, como un hijo, casi imperceptible. Pero yo la veía. Sólo quedó ahí así que pensé que quizás era un poco de sobra de lo de la noche anterior. No volví a manchar más. Hasta la noche siguiente, martes, que ocurrió exactamente lo mismo, a la misma hora aproximadamente, al ir al baño volví a percibir una mancha rosa, un hilo, que era casi imposible ver. Este hecho se repitió las noches del lunes al miércoles. Pensé que quizás me estaba obsesionando y veía manchas donde no las había, que quizás era un reflejo de la luz del baño... o yo que se! He de decir que desde el domingo por la noche, cuando manché por primera vez marrón, miraba y remiraba el papel cada vez que iba al baño, como si esperase encontrar algo. Pero el jueves todo fue distinto. Después de cenar fui al baño. Me senté, hice pipí y oí un "plof" que no me sonó nada bien, sentí que no era líquido lo que había caído. Y efectivamente así era. Miré el retrete y estaba todo rojo. Me limpié y estaba manchando. Esta vez no era marrón, ni siquiera rosa. Era rojo puro. Sangre limpia. Me asusté muchísimo, lógicamente. Salí, se lo comenté a mis padres y salimos para urgencias. Afortunadamente el hospital está a 10-15 minutos de casa.

Una vez allí todo fue rapidísimo. Reconozco que iba con la idea de que tendría que esperar horas hasta que me atendieran pero no fue así. Nada más llegar fui a recepción donde me identifiqué y conté lo que me sucedía. Ese día yo estaba de 5 semanas + 4 días. Me hicieron pasar a la sala de espera donde había bastante gente. Unos 5 minutos después me llamaron de triaje, que es como una pre-consulta, donde me volvieron a tomar datos, a preguntarme qué había sucedido y me tomaron la tensión que estaba bastante bien (yo soy de tensión baja). Me dieron un bote para que hiciera orina ya que la analizarían. Hice pipí en ese momento y pude comprobar que manchaba pero apenas ya nada.

Pensé que, ahora sí, tendría que esperar bastante para pasar a consulta. Pero en unos 10-15 minutos me llamaron. En la consulta el enfermero que me atendió fue muy amable. Me preguntó, otra vez, lo mismo que las dos veces anteriores (¿pero no está todo informatizado?). Me preguntó si me dolía la barriga, si tenía cólicos... Nada, sólo manchado. Me dijo que me iban a sacar sangre y ponerme una vía por si hacía falta volverme a sacar o incluso ingresarme. También me comentó que me pasaría a paritorios (ole ahí, yo pensando que había perdido a mi bebé y me mandan a paritorio, muy indicado todo) ya que sólo había ginecólogos disponibles en esa planta. También me pidió que dijese que llevaba manchando más días y fuerte, porque por un simple manchado no le dan importancia. Salí fuera a esperar a que vinieran a por mí. Y empecé a encontrarme mal, rara... Y me mareé. Me bajó la tensión. Me pasa a veces en situaciones así, se me pone la vista nublada y luego todo blanco y me entra mucho frío. Lo mismo me pasó cuando me hicieron la histero, como os conté aquí. Por suerte, llevaba azucarillos en el bolso y me tomé uno que me hizo efecto muy rápido. Justo cuando la enfermera venía a por mí para llevarme a paritorios. Fue a por una silla de ruedas para llevarme mejor. Estuvo a punto de dejarme allí abajo, en la sala de enfermería, pero empecé a encontrarme mejor y subimos arriba.

En paritorios sí que tuve que esperar en la sala de espera. Calculo que unos 20 minutos. Al menos a mí se me hizo bastante largo. En ese rato volví a sentir que se me bajaba la tensión otra vez así que me recosté un poco como pude y, como llevaba en el bolso toallitas limpiadoras con olor a limón me estuve refrescando y la verdad es que me sentí un poco más aliviada, supongo que el olor a limón-alcohol ayudó. Justo en ese momento salió una enfermera. No dejó que entrase nadie conmigo, sólo podía entrar yo, ya que al ser zona de paritorios y zona quirúrjica no era recomendable. Una vez dentro me atendió una ginecóloca que curiósamente fue la que me atendió la primera vez que fui al hospital para pedir que me derivasen a RA. Fue ella la que me mandó la analítica y la histero, como os conté aquí. Me estuvo preguntando, otra vez más, lo mismo. Le conté que venía de FIV, que me habían hecho una transferencia de un embrión de 5 días de calidad blasto, que me había hecho test y beta, ambos positivos, y la medicación que estaba tomando. Me pasó a la camilla y me llamó muchísimo la atención que lo primero que hizo fue hacerme un tacto vaginal. Primero comprobó que, efectivamente, había manchado. Me imagino que desconfían porque mucha gente lo finge para que le hagan una eco, yo misma tengo amigas que han usado ese "truco" para quedarse tranquilas. Luego me dijo que tenía el cuello del útero cerrado. Cosa que no sabía que significaba aunque luego supe que era bueno. Y posteriormente pasó a hacerme la eco. Al principio estaba nerviosa porque ella no hablaba y yo no veía la pantalla. Luego la giró y me dijo que veía el saco, que estaba bien. Y que veía otro que parecía no estar evolucionando. Que parecía que eran dos. ¿Cómo? Al principio me invadió como una mezcla de alegría y sorpresa pero, rápidamente, me di cuenta que no podía ser, que sólo me había puesto un embrión y podía darse la circunstancia de haber gemelado pero en ese caso no serían dos sacos independientes. Se lo comenté. Volvió a mirar la pantalla y me dijo que entonces lo otro no era un saco sino lo que ella suponía: un hematoma retrocorial.

La palabra hematoma me aterraba. Conocía varias chicas con hematomas, muchas de ellas no habían tenido suerte y habían perdido el bebé así que me asusté un poco. Me dijo que el saco estaba bien, que se veía el embrión y se apreciaba latido (por las imágenes que ponen ellos de contraste azul-rojo donde se ve la frecuencia sanguínea) pero que no podía escucharse por el aparato, que era viejo, pero que las medidas correspondían al tiempo que estaba y que todo estaba perfecto. Me hizo bajar de la camilla, vestirme y volver a consulta. Allí me estuvo explicando que no debía preocuparme, que sí es cierto que a veces el hematoma al irse expulsa con él al embrión pero que lo normal era que no fuese así. Que hiciese reposo absoluto durante unos días. Me dio un informe donde venía anotado todo y me puso "riesgo de aborto" que me dio un miedo leer... Pero me tranquilizó diciéndome que lo ponían siempre por protocolo pero que no iba a pasar nada. Que volviese sólo si manchaba en duración y cantidad como una regla pero no si manchaba menos, que sería muy probable.

Me fui de allí súper tranquila. Como si me hubieran quitado 5 kilos de encima. Me hizo foto de la eco pero no me la dio, la adjuntó al informe. Tampoco me dio los resultados de la analítica porque como me habían atendido tan rápido no había dado tiempo ni siquiera a tenerlos listos. En total estuve en urgencias 1 hora y 30 minutos. Me pareció genial!

Cuando llegué a casa apenas manchaba ya. Y al día siguiente, viernes, no volví a manchar. Estuve todo el fin de semana en reposo en la cama. Absoluto. Hasta me subían la comida a la cama. Sólo me movía para ir al baño. Estaba tranquila. Además me habían dicho que lo importante es que no tuviera ni dolores ni cólicos. Así que perfecto. Sin embargo el sábado volvió a empañarse todo. Me levanté sobre las 10 de la mañana y cuando fui al baño, sin ni siquiera hacer pipí, vi que estaba toda manchada: braguitas, pijama y hasta un poco la sábana. Volvía a ser rojo puro, como el jueves anterior. Como la médica me había avisado que podía pasar y que sólo fuera en caso de cantidad y duración como una regla, quise esperar. Hice bien puesto que sobre las 12 (dos horas después) ya no manchaba más.

El finde terminó con normalidad. Ese lunes tenía mi primer control en la clínica de Málaga. Estaba de 6 semanas justas. Cuando llegué y se lo conté a mi médico se preocupó. Me dijo que tendría que haberle llamado porque me hubiera retrasado un poco la cita. La verdad es que no había caído en ello. Pasó a hacerme eco. No hablaba. Me miraba y remiraba. Todo estaba bien. El saco y el embrión habían crecido desde el jueves y pude escuchar su corazón!!! Qué alivio sentí. Me siguió mirando como un rato largo y él no vio hematoma. Me dijo que sólo veía una pequeña mancha pero que era algo que yo siempre había tenido, que a veces se forman manchas en el útero como el que tiene un lunar en el brazo, son señales sin importancia y que, desde luego, no era una mancha de sangre como son los hematomas. Me pareció raro todo. Porque yo en urgencias vi en el monitor la mancha que supuestamente era el hematoma. Era tan grande como el saco del embrión, así constaba en el informe también. Sin embargo allí, en el privado, es cierto que no se veía nada grande donde estaba el otro día, sólo una pequeña mancha, más pequeña y más clara que la vez anterior. Pensé que quizás lo había expulsado ese fin de semana y de ahí el haber vuelto a sangrar, aunque me pareció rarísimo que se fuese en tan poco tiempo. El médico me dijo que la mayoría de las mujeres solían sangrar en el primer trimestre y que en un gran número de casos no había un motivo real, no se sabía. Podían ser mil cosas: irritación del cuello del útero, hematomas... Pero no siempre se podía dar un diagnóstico certero. También me dijo que lo del tema de haber tenido dos sacos podía haber sido posible, pero esto no lo entendí bien porque ¿cómo iba a ser posible con un único embrión tener dos sacos independientes? Digo yo que podría haber gemelado, pero mellizos era imposible. Me dijo que siguiese con los parches de estradiol, Evopad, y la Progesterona y que ya podía dejar la Vitamina E que estaba tomando y cambiar el Seidivid por Natalbén Supra. Y me dio el alta, por fin! Me dijo que en verdad debería verme otra vez sobre la semana 8 pero que como tenía que viajar hasta allí y con el tema del sangrado prefería que no fuera. Me hizo un informe para que en la SS intentaran verme entre la semana 8-10. Después de un año allí, la despedida fue un poco fría, supongo que todo fue un poco raro por la situación. Me iba de allí con miedo por si no prosperaba y creo que ellos también se quedaron un poco preocupados. Me dio la enhorabuena, aunque me dijo que por él hubiera seguido con las IAD que lo hubiera logrado seguro. Al salir, todas las enfermeras y recepcionistas estaban fuera para darme la enhorabuena también. Reconozco que me fui de allí con la sensación de que esperaba otro tipo de despedida. Supongo que fue la situación en sí, que no acompañó.

Esa semana estuve perfecta. Ni manchados ni nada de nada. Ya no hacía reposo absoluto pero si parcial. Intentaba no pasarme demasiado. Sin embargo justo al lunes siguiente cuando me desperté vi que manchaba marrón. Pero no una mancha marrón como la primera. Esto eran como hilos mezclados con el flujo. Estuve así toda la semana 7 de embarazo. No llegaba a manchar el salvaslip. Sólo manchaba al limpiarme después de hacer pipí y era poca cantidad. Como digo, hilos marrones. A veces más oscuros, otros más claros, algún mini coágulo marrón. Supuse que serían restos de los sangrados anteriores.

Al cumplir la semana 8, justo el lunes, el manchado marrón había desaparecido. Ni rastro. Esta vez sí, se fue para siempre. Aún así yo me obsesionaba mirando el papel después de ir al baño, como quien busca un tesoro. Pero nunca apareció nada más. Sólo un día, cuando estaba de 9 semanas y 4 días, a media mañana al limpiarme en el papel había una mancha grande rosa. Me asusté, pensando que el tema volvía a repetirse. Pero no, se quedó ahí. Fueron un par de manchas más ese día y aquello se desvaneció, desapareció.

Afortunadamente todo salió bien. En la eco de la semana 11 (que tenía que haber sido en la 12 pero conseguí que me la adelantaran por el tema del sangrado, aunque no quisieron o no podían adelantarla más, como había pedido mi gine del privado) vieron que todo estaba perfecto. No había rastro de hematoma o de lo que fuese que había habido allí. Mi bebé estaba enorme (en comparación con antes, claro) había evolucionado perfectamente, su corazón latía a la perfección y se movía muchísimo, tanto que hasta les costó tomar las medidas para el triple screening. Ese día me fui feliz, porque mi bebé estaba bien y porque las medidas que me dieron (a falta del contraste con la analítica de sangre) parecía indicar que sería un bebé sanote.

Ahora estoy en mi semana 27 de embarazo. Fue un primer trimestre muy malo, siempre digo que hubiera preferido pasarme el día en el baño: con nauseas, mareos, vómitos... que el haber tenido sangrados. Cuando sangras, sea del color que sea, todo se te revuelve. Piensas que no va a salir bien, te entran miedos, dudas, preocupaciones... Se pasa realmente mal porque no sabes cómo va a acabar la cosa. A estas alturas del embarazo aún sigo mirando el papel con miedo a encontrar algo que no deba. Y es inevitable. Y me da pena. Tanto tiempo luchando para lograrlo y no pude disfrutar del primer trimestre como debía. Eso hizo también que retrasase a esa primera eco en la SS en la semana 11 para contárselo a todo el mundo. Digamos que a partir de ese día pude respirar y asumir que, de verdad, estaba embarazada y que todo iba a salir bien.

19 comentarios:

  1. Estuvimos igual durante el primer trimestre...y como tú creo que prefiero mil veces estar con vómitos, náuseas, etc a tener que pasar por esos sustos. Yo todavía sigo vigilando el papel cada vez que voy al baño, me quedó ese pequeño miedo y de hecho, en la semana 29 volví a manchar aunque esa vez ya fui más tranquila a urgencias porque sabía que con esa edad gestacional el pequeñín tenía posibilidades de sobrevivir aunque tuviese que estar en la incubadora. Es cierto que muchas embarazadas se aprovechan de ese truco para ir a hacerse alguna eco aunque seguro que si tuviesen que pasar de verdad por esa situación se les caería la cara de vergüenza...
    Un besote enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, cada día veo más embarazadas que manchan. Es curioso. Yo espero no tener que volver a pasar por ahí porque aunque, como tú dices, el bebé ya es viable y no tendría pq haber problemas, una no deja de preocuparse por todo. Muchas gracias por leerme!

      Eliminar
  2. acabo de leer esta entrada para saber más de ti y me has tenido con el corazón en un puñooooooooo ay nena... que miedo a que todo se vuelva en nuestra contra. Un besito enorme!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, se pasa súper mal. Tanto tiempo para conseguirlo y luego te encuentras con esto que te hace venirte para abajo y pensar que va a salir mal. Por suerte no fue así. Gracias por leerme. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Te he leído y me he visto reflejada en tu situación en mis dos embarazos. En mi caso es por el rh que es diferente al mio y mo cuerpo los rechaza. Yo ahora estoy de 30+4 . Ya lo tenemos ahí. Un abrazo grande y como me dijeron a mi todo se pasa cuando le ves la cara. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que se pasa mal, si. Luego he descubierto que le pasa a muchísimas! Es sorprendente. Ya te queda poco! Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola, buscando y buscando algo que me de tranquilidad te he encontrado- Gracias por compartir con el mundo tu historia para nosotras. Ahora estoy en tu misma situación y me ha dado una mini dosis de paz. Yo después de varios tratamientos fallidos para lograr mi segundo hijo me he quedado natural 6 meses después, y cuando empezaba a ser consciente de que SI lo había logrado apareció el hematoma y el sangrado rojo vivo a las 7 semanas (que vértigo entra!), ahora de reposo sin manchar analizando hasta como me muevo en el sofá (voy andando como los mimos). Que vaya fenomenal esto que te queda que ya está casi hecho y es maravilloso. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, perdón por la tardanza! Espero que todo evolucionara perfectamente! un abrazo!

      Eliminar
  5. Buscando buscando información por google, he visto tu entrada. Estoy de 5 semanas y 4 dias y hace dos días tuve un pequeño sangrando, el cual se detuvo a la hora. Ahora sigue saliendo marrón pero no en las braguitas, solo en el papel al hacer pipi. La verdad que estoy asustada porque ya tuve un aborto en Marzo.
    Veo que le sucede a muchas chicas. No tengo dolores, pero es muchisima intranquilidad e inseguridad....
    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Espero que todo quedara en un susto. La verdad es que se pasa fatal! Un saludo!

      Eliminar
  6. Hola !! Ya tuvistes tú bebe ? Yo tengo 8.4 y estoy sangrando dicen los médicos que es un pequeño hematoma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Si, mi bebe tiene ya 11 meses. Todo salió bien. Mucho animo!

      Eliminar
  7. Hola. Saber que salió todo bien me da esperanza a mi.tengo 7 semanas y estoy con flujo que empezó marrón,rosa y ahora hilos de sangre. Me dieron reposo.estoy con progesterona antes de la transferencia.
    Estoy asustada pero trato mantener la calma. Mañana voy a consulta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, intenta estar tranquila porque suele ser bastante habitual aunque nadie nos habla de ello. Muchísima suerte, que salga todo genial!

      Eliminar
  8. Hola. No sabes lo bueno que es poder leer experiencias como la tuya, sí que te da esperanza y tranquilidad. Yo ahora mismo estoy de 8 semanas (El tratamiento fue ICSI, me transfirieron 2 embriones, pero sólo 1 sigue adelante) y llevo en reposo (sin poder trabajar) 15 días porque sobre la semana 6 empecé a manchar marrón, pero todos los días y con frecuencia. Aún tengo que seguir con parches de evopad (150 cada 48h) y progesterona (200mg/8h) y te quería preguntar hasta qué semana tuviste que llevar los parches? Leo mucho de que no son buenos durante el embarazo,tengo ganas de dejar de usarlos, porque me duele muchísimo el pecho, pero no sé. Gracias por compartir tu experiencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Kelly Johanna, que alegría leer tu comentario. Pues mira, yo utilicé los parches y la profesterona hasta cumplir la semana 14. Normalmente se suelen usar hasta cumplir la semana 12 pero a mí me hicieron usarlos un par de semanas más para prevenir cualquier cosa, aunque mis sangrados ya sabes que cesaron antes de ese tiempo. Lo del pecho es muy normal, tranquila. A parte de por la profesterona, también es por el desarrollo del embarazo. De hecho, pueden dolerte todo el tiempo. No te desanimes. Y espero que vaya todo muy bien!

      Eliminar
  9. Hola. Tu historia me da esperanza. Yo estoy de 7+4 y hace un par de dias sangrando marron oscuro. Me detectaron un hematoma en la semana 6. Reposo parcial y progesterona. El año pasado tuve un aborto por estas mismas semanas y tengo miedo vuelva a pasar. Trato de estar tranquila pero no se si volver a urgencias o esperar más días a ver que pasa. En la semana 6 mi bb se veia bien y con latido. Gracias por tu ayuda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Siento que tengas que pasar por esto y encima otra vez. Es importante que tengas claro que el hecho de que haya pasado una vez no tiene por qué volver a ocurrir. Yo sí iría a urgencias. Primero por tranquilidad, eso no tiene precio, y segundo por tu historial. Seguro que así puedes estar más relajada. Mucho ánimo y espero que todo evolucione bien!

      Eliminar
  10. Hola estoy pasando por la misma situación pero tu historia me da ánimos de seguir echándole ganas, todo comenzó con sangrado rojo abundante en la semana 11 después de esa semana ya no había sangrado ahora en la semana 13 empecé con manchas color café y de nuevo volví al reposo tengo miedo pero también fe en que todo va a estar bien. Disculpa cuandobvolviste a manchar comenzaste de nuevo el tratamiento.

    ResponderEliminar

Al dejar un comentario en este post das tu consentimiento para el almacenamiento y gestión de tus datos por parte de Andrea Sánchez, responsable de Las aventuras de bebé pingüino, cuya única finalidad es gestionar los comentarios que realizas en este blog. Los datos que facilitas estarán ubicados en los servidores de Blogger (operador de web) y no serán utilizados para ningún tipo de uso comercial ni publicitario. Podrás ejercer tu derecho a modificar o eliminar tus datos enviando un email a: lasaventurasdebebepinguino@gmail.com

No olvides leer la Política de Privacidad, Aviso Legal y Política de Cookies de este sitio web para consultar todo lo relativo a Protección de Datos e información adicional (lo puedes encontrar en la parte inferior del blog)

¡Anímate a comentar! Me hará mucha ilusión leerte.