miércoles, 23 de diciembre de 2015

MI FIV: TRANSFERENCIA EMBRIONARIA

Como ya sabéis, el día 6 de abril fue mi gran día: el día de mi punción. Por el tema de estar al borde de la sobre estimulación, como ya os conté aquí, decidimos que sería mejor vitrificar los embriones y transferir en un ciclo posterior. El mismo día de la punción, el médico me mandó tomar 200mg de Progesterona para hacer que la regla bajase cuanto antes.
 

Y así fue. Él había previsto que bajaría en 15 días pero lo hizo en 10. No me dieron cita para ese momento sino para el día 12 de ciclo, más o menos. Me comentó el médico que me atendió que al ir de fuera y al tener previsto hacer un ciclo natural para transferir el embrión, era una tontería hacerme ese viaje para un simple control en el que sólo se trataba de ver si había quistes residuales o no, pero que si los había no se podría hacer nada y que a veces a principio de ciclo los hay y luego se van solos. Con lo cual, la fecha que ellos me daban era perfecta. Mirarían ese tema, los quistes residuales, y el endometrio, y en caso de que no hubiera crecido lo suficiente me darían unas pastillas para que estuviera perfecto. Además me confirmó que el tema de los embriones no era importante porque sólo se desvitrifican cuando el cuerpo está listo y preparado para su recepción, nunca antes.
 

Sin embargo cuando llegó el día de la cita las noticias no fueron buenas. No sólo tenía un folículo residual como ya me había ocurrido en otras ocasiones. Sino que tenía bastantes. Se sabe porque el tamaño del endometrio es muy pequeño para el momento del ciclo en el que me encuentro. Esto es debido a que para la punción tenía más de 30 folículos entre las dos trompas, me sacaron 23, pero siempre quedan algunos que no se pueden sacar. En el caso de sobre estimulación, además, tengo entendido que es conveniente no sacarlos todos porque eso hace que el riesgo de sobre estimulación sea aún mayor. Así que a pesar de haber tenido la regla (en parte provocada por la Progesterona) no se habían "roto" todos los folículos. Además, el ovario de la trompa izquierda, que era donde más folículos tenía, se veía aún inflamado. Mi médico me dijo que aún así, si yo quería, podíamos intentar transferir ese ciclo. Lo que implicaría ir un poco a contracorriente y medicarme con varias cosas, es decir, forzar un poco el cuerpo. La situación ideal no era esa, sino estar limpia de todo, sin quistes residuales y con los ovarios normales. Así que como quería que todo fuera perfecto decidí esperar al siguiente ciclo para que todo estuviera en orden, además tanto el médico como yo preferíamos hacerlo en ciclo natural. Me avisó de que era probable que la siguiente regla se retrasase debido a tantos quistes. Él calculó unos 10 días más de mi fecha habitual.

Pero como me venía ocurriendo en todas las fechas importantes la regla se retrasó bastante más de esos 10 días que él preveía. Me bajó muy a finales de Mayo de 2015. Yo me había puesto un margen de fecha, porque resultaba que en junio/julio de ese mismo año me presentaba a unas oposiciones y no quería que ambas cosas (oposiciones y transferencia) se cruzaran, más que nada porque quería tener la cabeza "limpia" y tranquila y el cuerpo relajado para ambos procesos. Si me hacía la transferencia cuando me había bajado la regla iba a ir muy pillada de tiempo para estudiar (recuerdo que tardo 2 horas en ir y otras 2 en venir de Málaga) además del come-come de la cabeza por el resultado y la betaespera. Así que decidí que era mejor esperar e ir paso a paso. Lo intentaría con la regla posterior a las oposiciones y así sería mejor para mí.

Por suerte la regla me bajó unos días antes de terminar el último examen. En julio, y pedí que la cita me la dieran para un día después de ese examen. Perfecto. El día de la eco por fin me dijeron que estaba todo bien para poder empezar. No había quistes residuales y además los ovarios tenían el tamaño adecuado. Mi cuerpo ya estaba recuperado de todo el proceso anterior. El médico me dijo que iba a hacer un ciclo natural pero que prefería mandarme unos parches de Estradio, Evopad, para controlar el endometrio. Ya sabéis que en mis dos IAD anteriores tuve problemas con el endometrio porque iba muy lento y tuve que medicarme. Así que él prefería que me pusiera los parches para evitar que el endometrio me jugara una mala pasada en estos momentos tan importantes. Me mandó un parche de Evopad 75 cada 48 horas. Me dio cierta pena porque me hacía ilusión no medicarme nada. Aún así tengo amigas que han tenido que pincharse bastantes cosas y total, un parche qué molestias me iba a causar?


(Medicación de mi transferencia)

Qué ingenua! Esos parches eran un horror!!! Cómo costaba quitarlos! El médico me había dicho que podía ponerlos en la espalda o por delante, todo a la altura del ombligo más o menos. El primer día me lo puse en la espalda, creí que sería más cómodo. Pues no. Vivo en un pueblo del sur de España, con unas temperaturas fuera de lo normal. Imagináos en pleno Julio. Me pasé dos días re-pegándome el parche porque de la calor y el sudor se despegaba, además me rozaba con el límite del pantalón y hacía que se despegase más. Resumen: nunca más me los volví a poner detrás, siempre delante.

Pocos días después tuve mi siguiente control. Todo iba perfecto. El endometrio estaba ya en 7.7mm. Me dijo que siguiese con los parches pero que doblase cantidad. Es decir, 2 parches de Evopad 75 cada 48 horas. También me mandó a partir de un día concreto empezar a ponerme 400mg de Progesterona, 2 óvulos por la mañana y 2 por la noche. Y también me mandó tomar durante una semana Urbasón. Ésto se me olvidó preguntar para qué era. Sé que es una medicación que se toma cuando se tienen reacciones alérgicas y cosas así. Algunas amigas que lo habían tomado también en sus TRA me dijeron que era para hacer que ayudase con las defensas en la implantación del embrión. No me quedó muy claro. El primer día que las tomé lo pasé fatal. Me dejaba la boca con un sabor horroroso. Al final le fui cogiendo el truco para tomarlas sin que me supieran a nada, menos mal. También me hizo una analítica de sangre para ver el nivel de Estradiol. Todo estaba bien. Me dijo que la bióloga me llamaría en unos días para que habláramos del tema del embrión y que, a más tardar, la transferencia sería el jueves 23 de julio. Qué curioso. Ese día hacía justo un año de mi primer test de embarazo positivo, fruto de mi 5ª IAD. Sería una buena fecha. Por otro lado me confirmó que mis 2 embriones que se habían quedado en observación porque iban más lentos habían sido desechados al final. Pobres!

Como me había dicho el médico, pocos días después me llamó la bióloga. Me dijo que los 10 embriones los había vitrificado en 4 packs (3-3-2-2) y que había desvitrificado un pack de 3 embriones. De esos, 2 estaban intactos, habían desvitrificado perfectamente. El otro había perdido células (era un embrión de 9 células y ahora tenía 7). Aún así no era un gran problema porque podía evolucionar perfectamente. Me dijo que dejaría los 3 un par de días, para llevarlos a blastos, como ya habíamos acordado el día de la punción. Me comentó que ahora podía pasar de todo: que llegaran los 3, que no llegara ninguno... Aunque lo normal era que al menos uno de ellos llegase. Si no llegase ninguno habría que empezar otra vez el ciclo para transferir. De todas formas, como aún teníamos un pequeño margen, me comentó que si ella veía que para el día siguiente los embriones no evolucionaba bien, desvitriciaría otro pack, esta vez de 2. Quedamos en que me llamaría el jueves 23 a primera hora de la mañana. Si todo había ido bien ese mismo día, a media mañana, sería la transferencia.

Estuve esos días muy nerviosa, pensando que no iba a llegar ninguno. No sé porqué siempre nos ponemos en lo peor. Supongo que tenemos tantas ganas de que todo salga bien y estamos tan acostumbradas a negativos y malas noticias que se hace un poco inevitable.


Al contrario de lo que pensaba, la noche anterior a la transferencia dormí genial. Me levanté temprano esperando la llamada. Fue puntual. Me dijo que un embrión estaba perfecto y que había llegado a ser un blasto muy bonito. Me citó a media mañana (para que me diera tiempo a hacer el viaje) y me indicó que fuera con ganas de hacer pipí. Le preguté si debía ponerme la Progesterona esa mañana y me dijo que sí, que no interfería para nada. Cuando llegué a la clínica con mis padres nos hicieron pasar enseguida a la sala de la bióloga. Allí nos explicó que mi embrión era un blasto temprano, es decir, aún no había logrado el desarrollo total para estar 100% desarrollado, le faltaban unas horas. Debido a eso lo había catalogado como calidad B, me dijo que si hubiera estado unas horas más habría conseguido su desarrollo total y sería calidad A, pero que no le diera importancia porque era perfecto. Había tenido una evolución perfecta e inmejorable desde el primer día. Me dijo que de los otros dos uno podía seguir adelante, el otro no tenía pinta. Igualmente dejaría ambos hasta el día siguiente a ver si podía volver a vitrificarlos porque sí, se podía volver a hacer. Era algo que yo no sabía pero parecía ser que no había problema en ello. No me explicó mucho más sobre los embriones, pero encima de la mesa tenía el informe de mis 10 embriones y cómo los había vitrificado por packs y pude ver que este pack de 3 que había desvitrificado para la transferencia eran de calidades A, A y B. También me dio el test de embarazo que debía hacerme el 3 de Agosto. Sólo 11 días de espera! Me comentó que debía seguir con la medicación (Evopad y Progesterona) y añadir 4 supositorios de Artrinovo Débil durante 4 noches y tomar una pastilla de Vitamina E, Auxina E, al medio día. Esta última sería, al menos, hasta el día del test. Me dijo que ese día y al día siguiente hiciera reposo y que luego vida normal, evitando ejercicio, grandes esfuerzos y coger peso. También me dijo que la llamase al día siguiente para ver cómo había ido el desarrollo de esos 2 embriones y si se habían podido vitrificar. 



(Medicación de mi transferencia)

Después de darme las indicaciones nos llevó a la habitación. Una distinta de la de la punción. Esta vez no nos hizo ponernos uniformes para entrar. Una vez en la habitación sí que me dio el uniforme que me tendría que poner para la transferencia. El mismo de la otra vez. Mi madre iba a entrar conmigo en el quirófano, así que a ella también le dieron uno. Me preguntó que cómo iba el tema del pipí. Le dije que no aguantaba mucho más, me dijo que hiciera un poquito, que tampoco era cuestión de que estuviera incómoda y que antes de la transferencia me harían una eco para ver cómo estaba la vejiga y si era necesario me darían ellos agua. Así que nos pusimos los uniformes, hice un poquito de pipí y llamé al timbre para que vinieran a por nosotras, como hice el día de la punción.

Entramos en el quirófano y allí, esta vez sí, estaba mi médico. Además de él, la bióloga y un par de enfermeras. Mi madre se sentó a mi lado, lo que me daba más confianza. Creo que tenía más miedo que el día de la punción. Efectivamente lo primero que hizo fue una eco para ver que la vejiga estuviese lo suficiente llena. Así fue. Luego procedió a la transferencia. Se me hizo muy larga. Pensé que sería como en las IAD que duraba poco más de 1 minuto, pero no. Él hacía cosas que yo no sabía muy bien qué era, notaba cosas y me ponía nerviosa. Miraba todo el rato la pantalla pensando que en cualquier momento vería a mi embrión entrar. Él me iba explicando algunas cosas, como cuando noté como un chorro frío que me dijo que era que estaba desinfectando. Qué cosas! No sé cuánto tiempo pasó hasta que le pidió a la bióloga que trajese el embrión. Me pareció una eternidad. Y tengo que reconocer que de la tensión y los nervios que tenía encima me estaba empezando a marear. Me pasa cuando me baja la tensión, imagino que de los nervios. La bióloga entró en una habitación que había en el quirófano, era el laboratorio, que lo tenían al lado. Trajo mi embrión en su cánula. El médico le dijo a la enfermera que me pusiera el ecógrafo para poder visualizar dónde iba a dejar el embrión. Seleccionó la zona que el consideró más adecuada e introdujo el catéter. Lo vi aparecer en la pantalla, justo en la zona que él había indicado, y de repente... una estrella! Tal y cómo me habían dicho todas mis amigas. El embrión hace acto de presencia en la pantalla como si fuera una estrella que se ilumina! Fue súper bonito. Me dio una eco de ese momento. Del primer momento en que mi bebé estuvo dentro de mi! La bióloga volvió al laboratorio para comprobar que, efectivamente, la cánula estaba vacía y el embrión había entrado y luego me dejaron en la camilla reposando unos 10 minutos. El médico me repitió lo que me había dicho la bióloga respecto a la medicación. Y me dio una palmadita de ánimo en la pierna. Una enfermera nos llevó de vuelta a la habitación. Esta vez me llevé todo el uniforme de recuerdo.

Al día siguiente, como había quedado con la bióloga, la llamé para saber el estado de los dos embriones. Me dijo que no habían evolucionado bien así que los había desechado. Pobrecitos. Ya sólo me quedaban 7 embriones. Me sorprendí con la facilidad con la que bajaban de cantidad.

Mi betaespera fue diferente a las anteriores. Tengo que reconocer que abusé del reposo. También me coincidió en época de vacaciones y estaba agotada después de las oposiciones así que sólo me apetecía descansar. Ni la bióloga ni el médico me dijeron nada respecto a la alimentación, sé que a muchas chicas le dicen que es bueno que beban Acuarius y más cosas. Yo lo bebí también, por propia iniciativa. Me gustaba y me apetecía por la calor que hacía pero sino, no lo hubiera tomado. La espera fue muy larga, la más larga de todas. Y eso que sólo eran 11 días y en todas las IAD tuve que esperar 15 días. Además, no tuve ningún síntoma de nada o al menos yo lo percibí así.

Justo cuando ya me estaba volviendo loca llegó el día señalado. Pensé que esa noche no dormiría nada de nada. Pero no fue así. Dormí del tirón. Eso sí, a las 5 me desvelé. Dudé si levantarme o no. Me parecía muy pronto. Quería esperar al menos un par de horas más. Pero ya no podía dormir. Quería salir de dudas, para bien o para mal. Fui al baño y me hice el test. Y lo que vi era increíble. Nada más poner el pipí en el test apareció la raya rosa que confirmaba el positivo. No tuve que esperar ni 1 minuto para verlo. Eso me encantó, me pareció una buena señal. Tan poco me lo creía que me hice otro que tenía guardado. Me pareció muy raro que me saliese tan pronto. Claro, no estaba acostumbrada a ver muchos positivos. Y el que me hice en la 5ª IAD que fue positivo tardó unos 3 minutos en salir. Pero sí, este otro test volvió a salir de inmediato. Estaba claro. Estaba embarazada!!!

Volví a acostarme y, a pesar de los nervios, logré dormir algo. Por la mañana llamé a la clínica para dar la noticia. Me dieron la enhorabuena y me dijeron que siguiera con la medicación pautada (Evopad, Progesterona y Vitamina E) y que debía hacerme una analítica en sangre, una beta, para conocer el valor de la hormona de embarazo. Me dijeron que podía ir allí, a Málaga, o bien hacérmela en el pueblo donde vivo y que, en ese caso, debía llamar con el resultado. En un principio tenía pensado ir a Málaga porque además el resultado me lo darían en pocas horas, pero luego pensé que era más cómodo hacerlo aquí, aunque en la clínica que conocía tardaban 24 horas. Casi no llego a tiempo porque habían terminado el horario de extracciones de sangre, pero insistí y me la hicieron. Un día después tuve el resultado, mi beta era de 270ml. Ya no había dudas. Volvía a llamar a la clínica y me volvieron a dar la enhorabuena, me dijeron que era muy buen valor para ser a 11 días post transferencia. También me dieron cita para mediados de Agosto, para la primera eco, que confirmaría que todo iba bien.

Tal fue mi incredulidad que decidí hacerme test de embarazo durante esos días hasta la siguiente eco. Tenía uno normal y un clearblue. Y me compré un pack económico de esos test de tiras. Estaba en juego mi tranquilidad, más que mi obsesión. Y es que después del aborto bioquímico quería ver cómo ese rosa del positivo se iba manteniendo y no desaparecía.

Todo fueron momentos mágicos. Decidí que no diría nada a nadie (salvo un par de amigas cercanas) hasta no confirmarlo con la eco, porque no quería sorpresas. De todas formas, después de mis 4 IAD en la Seguridad Social, dejé de contárselo a la mayoría de gente que lo sabía, incluso mi familia, porque se preocupaban, preguntaban... y no había necesidad. Además también agobiaba tener que contar negativo tras negativo a todo el mundo. Salvo mis padres y 2-3 amigas nadie sabía que había decidido ir a un privado, todos pensaron que estaba esperando a la lista de espera de la SS.
 

Afrontar la FIV no fue fácil. No tenía las mismas expectativas que con las IAD, sino muchas más. Con una IAD sabes que puede ser sí o puede ser no. Pero en la FIV entran muchas cosas en juego: que haya una cantidad razonable de folículos, que sean viables para fecundar, que fecunden, que tengan buena calidad, que la punción vaya bien, que no te deje secuelas dolores, sangrados... Y luego que el embrión se agarre bien. Aprendí que la calidad no era tan importante. Me explico. Tengo amigas que han ido con dos blastos y no se han quedado, otras que han ido con uno de calidad C o D y se han quedado. Influyen muchos factores. Como digo, tenía muchas esperanzas y muchas expectativas en este proceso. En parte por lo que me decían los médicos, las altas probabilidades, mi edad y no tener nada grave e importante que perjudicase el proceso. Aún así el miedo es inevitable. Miedo al negativo, a otro aborto bioquímico. Miedo a tener que volver a empezar, aunque sólo fuera para transferir otro de mis 7 embriones. Me horrorizaba sólo de pensar en ese "volver a empezar", no quería, me sentía sin fuerzas ya.
 

Por suerte, todo salió bien. A día de hoy estoy de 24 semanas y aunque el primer trimestre fue un poco difícil, por temas de sangrado que ya os contaré, puedo afirmar que, salvo eso, estoy teniendo un embarazo de 10. No he tenido ni un sólo síntoma ni molestia. Me encuentro genial. Más cansada, eso sí, pero es normal. Y por fin, sé que dentro de pocos meses tendré a mi bebé en brazos y todo, absolutamente todo, lo que he pasado habrá merecido la pena. Y ya sólo importará el presente con él y el futuro que construyamos juntos. 

 - - - - 

Si quieres, puedes seguir leyendo cómo fue mi FIV:

- Mi FIV: Consentimiento y pasos previos.
- Mi FIV: Punción folicular.
- Mi FIV: Transferencia embrionaria. 

26 comentarios:

  1. me ha encantado leerte, emocionante, debes de sentirte muy orgullosa, te deseo que acabes de pasar un embarazo maravilloso porque te lo mereces guapa un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por leerme y por tus palabras. Un abrazo!

      Eliminar
  2. Que maravilla, que alegría y que de todo... Desde luego, el momento de la transferencia es mágico, y es cierto que prece una estrellita preciosa. Enhorabuena de nuevo, preciosaaa! Me ha encantado tu manera de contarlo todo paso a paso. Un besazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, fue un momento único! Muchas gracias guapa! Espero que dentro de poco sea yo la que lo esté leyendo en tu blog, seguro que sí!

      Eliminar
  3. Nosotros estamos en pleno proceso de FIV por privado porque seguridad social nos queda una lista de espera de un año, estoy pinchándome las hormonas que me han mandado y como tengo SOP hay riegos de hiperestimulacion ovárica pero parece que no iba mal según la última eco, mañana tengo otra y mi marido y yo estamos muy ilusionados, no hemos estado nunca embarazados y nunca nos pudimos hacer una IAD porque el tiene espermas lentos y poco. En fin,creemos y confiamos en que nos queda menos y eso nos da ánimos y fuerza. También confiamos en Dios, lo humano ya lo hemos hecho sólo faltó el milagro :)
    Pronto tendrás a ru bebé

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Tu proceso de FIV ha sido bastante parecido al mío!!! Ojalá tengas la misma suerte y consigas a tu bebé (o bebés) cuanto antes! Qué duro es todo a veces. Por suerte existen estas cosas que pueden ayudarnos a hacer nuestros sueños realidad! Muchísima suerte!!!

      Eliminar
  4. Nosotros estamos en pleno proceso de FIV por privado porque seguridad social nos queda una lista de espera de un año, estoy pinchándome las hormonas que me han mandado y como tengo SOP hay riegos de hiperestimulacion ovárica pero parece que no iba mal según la última eco, mañana tengo otra y mi marido y yo estamos muy ilusionados, no hemos estado nunca embarazados y nunca nos pudimos hacer una IAD porque el tiene espermas lentos y poco. En fin,creemos y confiamos en que nos queda menos y eso nos da ánimos y fuerza. También confiamos en Dios, lo humano ya lo hemos hecho sólo faltó el milagro :)
    Pronto tendrás a ru bebé

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Acabo de darme cuenta de que tenía tu comentario. Espero que ya lo hayas conseguido! Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola estoy en una situación similar oye cuanta progesterona te mandaron?es que creo que se han equivocado en mi dosis y quiero comprarla con otros ttos. Gracias y enhorabuena!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Me mandaron 800. Cuánto te han mandado a ti? A muchas chicas les mandan menos (o más) depende de la clínica y de los antecedentes previos.

      Eliminar
    2. Gracias por contestar mamá pingüino a mi me hacen una transfer de congelados en ciclo natural pero solo me mandan 200 al día, y sin analíticas de progesterona ni nada hasta la beta, le pregunte a la dr y me dijo que estaba bien pero no me cuadra.

      Eliminar
    3. A lo mejor te mandan menos porque vas en ciclo natural. A mi creo que tb me mandaron un poco más por el tema del aborto bioquímico que tuviste. Eso sí, la analítica sí te la tenían que hacer. Al menos 1 o 2 por ciclo. De todas formas en cada sitio hacen una cosa!

      Eliminar
  6. hola!! en dos dias me hacen mi segunda transferencia ya que la primera fiv no funciono, yo solo tengo un ovario y solo sacaron 8 foliculos de los cuales se fecundaron 7, en la primera ocasion colocaron 2 y esta que viene seran 3 y estoy muerta de nervios y miedo! pero definitivamente el leer tu historia me anima!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Muchas gracias por leerme y comentar. Mucho ánimo. Te deseo toda la suerte del mundo y espero que lo consigas! Un abrazo.

      Eliminar
    2. wow! gracias por responder, jamas habia escrito en un blog. ayer fue mi trasnferencia bajo anestesia general asi que ayer dormi todo el dia. colocaron 3 ovulos fecundados, y aumentaron mi dosis de progesterona y estradiol al doble! hoy no he tenido ni sangrado ni colicos, espero seguir asi! tu tuviste algun sintoma?
      siento que deberia sentir algo pero no siento nada diferente!

      Eliminar
    3. Anda, no sabía que las transferencias se hicieran con anestesia general! Y eso? Aquí no la hacen así, no te duermen. Yo no tuve ningún síntoma. De hecho no tuve síntomas durante el embarazo. No te preocupes, todas creemos que tenemos que sentir cosas después de la transferencia pero no siempre es así. Todo puede ir bien aunque no sientas nada. Mucha suerte!!!

      Eliminar
    4. la primera vez fue sin anestesia ni nada, pero mi utero y cervix estan muuuy desviados jaja asi que fue muy muy complicada y dolorosa la transferencia, asi que el doctor dijo que debia ser bajo anestesia general porque pudo haber influido en que fallara la primera lo doloroso y traumatico que fue. y fue una maravilla porque dolio mucho la primera y pues esta vez no senti nada jaja. van 8 dias de la transferencia y estoy que no aguanto jaja son los dias mas dificiles!! no he tenido sangrado, ni dolor, ningun sintoma y estoy nerviosa porque como no siento nada tengo miedo de que no haya funcionado, y faltan 6 dias para la prueba beta de hgc! pero me tranquiliza mucho el leerte y que no hayas tenido sintomas!! muchas gracias!!

      Eliminar
    5. Anda, no sabía. Pues ante ese caso mucho mejor con anestesia. Así no sientes dolor y va mucho mejor. Sí, justo yo me quedé embarazada dos veces (la primera lo perdí) y en ningún caso tuve síntomas. De hecho, en el embarazo tampoco, fue muy tranquilo. Te deseo que todo esté saliendo bien y que pronto pases a darme la feliz noticia. Un abrazo!

      Eliminar
    6. te agradezco montones que te tomes el tiempo para responder! se siente genial platicar de esto con alguien que sabe perfectamente lo que se siente todo esto, mi pareja o amigos pues me tienen paciencia pero pues no es lo mismo porque no saben emocionalmente o fisicamente lo dificil que es todo esto. que gusto que en tu segundo embarazo las cosas hayan salido super bien, ese tipo de perdidas son muy muy dificiles. en unos dias mas te cuento como me fue y espero sea el resultado esperado!!! un abrazo de regreso!! y saludos al bebe pinguino!!

      Eliminar
    7. Hola! No sé si me leerás! Cómo fue todo?

      Eliminar
  7. Me parece súper interesante leerte. Todo esto me suena a chino y ahora al menos entiendo un pelín mejor el proceso. Seguro que hay mucha gente en tu misma situación y se siente muy identificada. ME alegro muchísimo que al final todo haya salido chachi piruli y que tengas un pequeño pingüino dando guerra.
    Un besote guapísima!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasarte guapa! La verdad es que eso intento, dar visibilidad para ayudar, en la medida de lo posible, a quien tenga que pasar por ello. Parece que así una está menos sola.

      Eliminar
  8. Qué difícil todo Andrea...te leo y me parece increíble que todo ese esfuerzo, esas emociones...ahora tengan rostro. Admiración enorme y me encanta que lo compartas porque es un rayo de luz para muchas familias. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias cariño. La verdad es que cuando pasas por algo así y miras atrás da un poco de vértigo ver todo lo que has logrado y por todo lo que has pasado. Un abrazo.

      Eliminar
  9. Es un alivio y a la vez una enorme alegría leer que los tan ansiados sueños se cumplen. Cuando estás en este proceso tan duro las experiencias positivas te dan mucho ánimo. Yo ahora esto esperando para la 2 transferencia de mi 2° Ciclo. También son congelados. Ojalá esta vez consigamos el tan deseado positivo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Lo cierto es que sí, es un proceso bastante duro pero el resultado merece la pena siempre. Os deseo muchísima suerte!

      Eliminar

Al dejar un comentario en este post das tu consentimiento para el almacenamiento y gestión de tus datos por parte de Andrea Sánchez, responsable de Las aventuras de bebé pingüino, cuya única finalidad es gestionar los comentarios que realizas en este blog. Los datos que facilitas estarán ubicados en los servidores de Blogger (operador de web) y no serán utilizados para ningún tipo de uso comercial ni publicitario. Podrás ejercer tu derecho a modificar o eliminar tus datos enviando un email a: lasaventurasdebebepinguino@gmail.com

No olvides leer la Política de Privacidad, Aviso Legal y Política de Cookies de este sitio web para consultar todo lo relativo a Protección de Datos e información adicional (lo puedes encontrar en la parte inferior del blog)

¡Anímate a comentar! Me hará mucha ilusión leerte.