miércoles, 16 de diciembre de 2015

MI FIV: CONSENTIMIENTOS Y PASOS PREVIOS

Después del último intento de IAD que parecía tan exitoso pero al final acabó mal, decidí que ya estaba bien de IAD y que quería pasar a FIV como tenía pensado desde un principio. Tengo que decir que no me arrepiento de haberme hecho estos dos últimos intentos. Sí, es cierto que perdí ese dinero, pero también es cierto que la 5ª IAD fue exitosa, aunque terminó mal, pero eso me hizo darme más fuerzas y esperanzas en que lo podía conseguir. Y la última, mi 6ª IAD, me sirvió para ver cómo podía reaccionar mi cuerpo si se le estimulaba de la manera correcta y no de forma protocolaria. Por tanto, me hizo confiar en mi médico mucho más, y eso que yo ya confiaba en él totalmente.
 

En Noviembre de 2014, unos días después de mi último negativo tuve cita en la clínica para hablar con el médico. Me coincidió con el comienzo de regla así que pensé que quizás podría empezar ya. El médico no estaba muy conforme, la verdad. Por él hubiera hecho más IAD, porque consideraba que por mi edad, y aunque tuviera algún problema, no era impedimento para conseguirlo con esa técnica. Para él la FIV era bastante más agresiva. Y claro que lo es, pero yo necesitaba ya respuestas. Muchas de vosotras lo entenderéis. Necesitaba un porcentaje mayor, más expectativas de éxito. Y si mi hormonación para FIV salía bien podría tener varios intentos, al tener varios embriones.
 

Lo primero que me dio fue el consentimiento para que me lo leyera y lo firmaba. En él aparecía todo lo que era la FIV, en qué consistía, qué ocurría con los embriones... Y también me dio el consentimiento para la anestesia. Estuvimos hablando de cómo sería el proceso. Probablemente no sería muy largo, sino más bien corto. Es decir, no tomaría un mes pastillas anticonceptivas sino sólo unos 15 días, y a la siguiente regla empezaría a hormonarme. Lo de la transferencia seguida aún estaba en dudas. No sabía si sería así o preferiría esperar a transferirme en otro ciclo. El argumento era que así mi cuerpo no estaría tan saturado y si los embriones conseguidos eran buenos (y siempre y cuando descongelaran bien) se me sumaba un 10% de éxito a la transferencia, de la cual yo ya partía (por edad y no tener ningún problema realmente importante) con un 60%, es decir, tendría alrededor del 70% de éxito de conseguirlo en la primera.
 

Para FIV iba mucho más tranquila. Mis preocupaciones con los tratamientos eran dos: la trompa obstruida, que en FIV no jugaba ningún papel, con lo cual un problema menos, y los ovarios poliquísiticos. El médico me dijo que con unos ovarios poliquísiticos nunca se sabe cómo va a reaccionar un cuerpo, aunque me dijo que lo más habitual era que respondiese bien. Me comentó que podían pasar varias cosas: que desarrollara muchos ovocitos, de los cuales muchos fueran buenos, que desarrollara muchos y que hubiera de todo, lo cual sería la peor situación porque en estos casos suele haber mucha "basura" (folículos vacíos, otros grandes, otros pequeños... y pocos que sirven de verdad) y también me dijo que podía darse la situación ideal que ellos buscaban: que desarrollase entre 8-12 folículos para que al fecundarlos mediante ICSI quedaran entre 4-6 embriones de buena calidad. También me comentó lo mismo que hablamos el día que nos conocimos, y que ya os conté aquí, que él sólo me iba a poner un embrión. Yo me reboté un poco, la verdad. Le dije que prefería dos porque así tendría más posibilidades. Él fue bastante cortante y tajante, me dijo que tenía un porcentaje de éxito muy alto y que no merecía la pena arriesgarse a un embarazo gemelar con los riesgos que ello conlleva, tanto para mí como para los bebés (por el tema de partos prematuros y demás). La verdad es que pensándolo fríamente tenía razón. Con 28 años, ¿qué necesidad tenía de ello sin haber probado al menos un intento? Quedamos en que todo dependería de los embriones, lógicamente. Si conseguía alguno muy bueno pondríamos sólo uno. Y si me ponían uno muy bueno y el resultado era negativo, para la segunda transferencia contemplaríamos la idea de poner dos. Me quedé más conforme. Además, él siempre me hablaba de una forma bastante contundente, seria y profesional, al menos así me lo parecía, lo cual me hacía confiar bastante en él y en su criterio.
 

Estuvimos mirando el calendario y por coincidencia de fechas no podía empezar ese ciclo, ya que después de las anticonceptivas y las hormonas, problamente me tocaría la punción para fechas de Navidad y claro, cierran laboratorio. Igualmente me hizo una eco para ver cómo estaba después del negativo. Todo bien. Así que quedamos en eso, volver en Enero, después de las fiestas. También me dijo que dejase de tomar Natalbén y me recomendó Seidivid.


Me dijo que era una medicación que había salido hacía relativamente poco, que llevaba ácido fólico, como el Natalbén que yo tomaba, pero que además también llevaba otros componentes que ayudaban a mejorar la capacidad ovocitaria, es decir, mejoraban la calidad y cantidad de ovocitos, y para FIV eso era genial. Me dio varias cajas de muestras y me dijo que tomara sólo un sobre cada noche, después de cenar. Al principio me dio un poco de mal rollo, porque los sobres siempre suelen ser difíciles de tomar, pero me lleve una grata sorpresa cuando comprobé que no sabían a nada!
 

Así que en esas quedamos. Me fui de ahí con muchas esperanzas y mucha ilusión. Deseando pasar esas fiestas lo más tranquila posible y recargando las pilas para volver en Enero con fuerzas renovadas. Pero como siempre me pasa, en los momentos importantes, la regla se hizo de esperar y Enero se alargó más de la cuenta.
- - - - 

Si quieres, puedes seguir leyendo cómo fue mi FIV:

- Mi FIV: Desarrollo folicular.
- Mi FIV: Punción folicular.
- Mi FIV: Transferencia embrionaria. 

2 comentarios:

  1. Que ganas de seguir leyendo! Que gran verdad eso de que cuando más esperas la regla, va y se retrasa, yo creo que son nuestros propios nervios.
    Esperando la continuación me quedo! Besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si! Es una ironía que a veces deseemos que nos baje ya y en otras ocasiones daríamos lo que fuera pq no bajará! 😂
      Quería haber hecho un post completo de mi FIV pero la verdad es que me enrollo un poco y saldría extra largo así que al final ira por partes porque así se hace menos pesado de leer. Un abrazo!

      Eliminar

Al dejar un comentario en este post das tu consentimiento para el almacenamiento y gestión de tus datos por parte de Andrea Sánchez, responsable de Las aventuras de bebé pingüino, cuya única finalidad es gestionar los comentarios que realizas en este blog. Los datos que facilitas estarán ubicados en los servidores de Blogger (operador de web) y no serán utilizados para ningún tipo de uso comercial ni publicitario. Podrás ejercer tu derecho a modificar o eliminar tus datos enviando un email a: lasaventurasdebebepinguino@gmail.com

No olvides leer la Política de Privacidad, Aviso Legal y Política de Cookies de este sitio web para consultar todo lo relativo a Protección de Datos e información adicional (lo puedes encontrar en la parte inferior del blog)

¡Anímate a comentar! Me hará mucha ilusión leerte.